George Clooney no es sólo un tipo que anuncia café espresso

Cafeína y elegancia

Greorge Cloneey no sólo es ese tipo con aire de modelo de tinte para el pelo, es mucho más que su propia fachada anunciante de café.

Actor, estrella, guionista, director, productor y adicto a las damas de extrema belleza, nos presenta esta historia coescrita con otros dos señores.

Historia de aupa oiga.

Me gusta y lo confieso, a veces soy muy fácil.

Belleza + poder = corrupción

Clooney tiene esa cosica que hace que caiga bien a todo bicho viviente, aunque reconozco que me resulta cargante esa  moda, en hollywood y aquí, de que actores y estrellas se posicionen con una u otra ideología política.

Clooney dirige como queriendo sentar cátedra o subrayando lo que en su vida real defiende a capa y espada.

Un crack dirigiendo a otro crack

Dejo a parte que se le vea el plumero de señor comprometido y veo sólo a un tipo con buen oficio delante y detrás de la cámara.

Buen ritmo, actores bien dirigidos, buen casting, trama más que digna y resuelta con arte y salero. Se pasa echando leches y gozas con un pájaro llamado Ryan Gosling.

Traición, corrupción poder, envidia y codicia es la baraja repartida sobre el tapete en plena campaña electoral en las américas del norte.

Clooney reparte y se queda con la mejor mano mientras el espectador se deja hacer con suavidad lisonjera. Unos verán al clásico que hay en él y otros se echarán una cabezadita.

Háganme caso y vayan al cine a tocar la rodilla de sus parejas y a ver esta historia que no es un bodrio del quince.

Un señor sentado, otro de pie y una Panavision



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *