Mi madre y los directores de fotografía

Cuando Conchi, Manoli o Susi, vecinas de mi madre, le preguntan a qué se dedica su hijo pequeño, mi madre no sabe muy bien que decir. De hecho una vez se puso tan nerviosa que les  dijo que era afinador de panderetas.

Con cariño le he explicado, en euskera y esperanto, qué carajo es y qué hace exactamente un director de fotografía, pero ni por esas oiga usted.

Gracias a este homenaje que brinda el canal TCM, espero y deseo que a mi madre y a todas las madres de todos los directores de fotografía del mundo, no les quede nunca más un ápice de duda con respecto a esta tan extraña como bella profesión que desarrollan sus queridos hijos e hijas.

Por cierto, directores de fotografía hay muchos pero madre no hay más que una. Fin.

Belleza y poder



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *